¡Cómo me gustan este tipo de láminas! Con estos dibujos inocentes,
sencillos y alegres se consigue transmitir un montón de ternura hacia las
personas representadas.




Al principio parece un dibujo sencillo pero si te fijas bien esconde texturas y patrones que le dan un toque muy resultón.


Es este contraste el que te deja enganchado y hace que estas láminas logren ser el centro de atención sea cual
sea el lugar donde se coloquen.



Al valor decorativo hay que sumarle el valor emocional
que poseen al representar a personas reales a las que tenemos gran afecto y así
conseguimos el detalle perfecto para nuestro hogar, para regalar, invitar o
celebrar. 

Sea cual sea el motivo, estos divertidos y emotivos retratos de
familia (muy actuales por cierto) se hacen simplemente irresistibles para quien
los ve.


Seguramente eso pensó Marta, la tía de los tres peques que aparecen en la lámina, cuando se le ocurrió encargar una ilustración personalizada a esta bonita familia numerosa con motivo del Bautizo del pequeñín de la casa.

Tal y como pidió se incluyeron unas ramas de naranjo, la bicicleta del papá y la ranita granate del pequeño para hacer de este regalo personalizado y original, algo todavía mucho más especial.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *