40 años no se cumplen todos los días ¡claro que no! 

Ni 20, ni 30… pero es verdad que con lo del…

 “De 40 para arriba no te mojes la barriga”

…parece que se nos acaba el mundo y algunos, por si las moscas o porque cualquier escusa es buena para juntar a la gente que quieres y celebrar la vida, deciden montar un fiestón de tres pares de narices.


Y ojito salaos: que a nadie se le pase por la cabeza que los años nos pesan porque nosotros podemos con 40, 50 y los que nos echen.



Y de fiestones y cuarentañeras va esta historia: la de Ainhoa, sus 40, su millón de amigos, Mamá Josefa y sus MiniPepis.


Ainhoa quería sorprender a su gente con un detalle para que recordasen la fiesta de su 40 cumpleaños y la idea de las chapas personalizadas era genial.

  

Nada más y nada menos que 76 chapas de MiniPepis personalizadas con el nombre de cada invitado tuvimos que hacer. Los alfileres, además de regalo-recuerdo sirvieron como toque decorativo gracias a que la anfitriona confeccionó un bonito jardín de chapas en un rincón de la sala donde cada uno podría encontrarse.

Foto de Ainhoa

Diseñar casi ocho decenas de Mini-Pepis con el poco tiempo que contábamos hasta la fiesta de cumpleaños de Ainhoa era una tarea practicamente imposible. Pero Mamá Josefa puede con eso y con más (¡JA!)


Decidimos crear unos Mini-Pepis versátiles que con pequeños toques y complementos nos permitieron ganar el pulso al tiempo consiguiendo a la vez que cada invitado se sintiera identificado con su chapa. 


El resultado: ¡genial!










Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *