Y cortando, cortando… he acabado con una divertida guirnalda llena de calabazas, fantasmas y murciélagos.

Para hacerlos: cartulina de colores y para unirlos, hilo de coco.

Boo… que miedo! 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *